Entrevista con Raghuram Rajan: “No basta arrancar las manzanas podridas”

Introito

Es un economista políticamente incorrecto. El episodio más famoso de su carrera en el mundo de las finanzas se produjo en el selecto mundo de la conferencia de la Reserva Federal Americana en Jackson Hole, en agosto de 2005. Fue la última vez que asistió Alan Greenspan como presidente, y Raghuram Rajan ha desentonado.

El académico Indio escribió, un mes después, un artículo que resume lo que dijo a un público tan distinguido y dónde colocaba una pregunta: “¿Será que el desarrollo financiero hizo el mundo más riesgoso?

Rajan fue uno de los pocos “desde de dentro” quien advirtió que un terremoto que se avecinaba. Los dueños del mundo financiero pensaran que era tonto, por más viniendo de alguien que no era ni más ni menos que el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), esta catedral del pensamiento “correcto”. Lo calificaran de “Cassandra” (véase el recuadro). Pero la herejía no era nueva. Un año antes de esta conferencia, Rajan había escrito un libro incomodo titulado sugestivamente “Salvar al Capitalismo de los Capitalistas.”

En enero de 2007, “abatido” – en sus palabras – ya que el FMI había “logrado muy pocos resultados,” Rajan deja la institución y volvió a la academia, la escuela donde comenzó a enseñar, la Escuela de Negocios Booth School of Business de la Universidad de Chicago, después de su doctorado en economía en el Massachusetts Institute of Technology en 1991.

Tres años después de la salida del FMI volvería a escribir con “Fault Lines” (ahora traducido en España y titulado “Grietas del Sistema”). El mundo de la economía y de la geopolítica acabarían por reconocerlo. En 2010, la revista estadounidense “Foreign Policy” incluye Rajan en el lugar 26 en el TOP 100 de los pensadores globales, justo al lado del premio Nobel Paul Krugman, quien, irónicamente, llama la opinión de Rajan como “una estructura construida sobre cimientos en la arena.” La venganza de la opinión pública, en una encuesta a principios de este año en la revista británica The Economist ha colocado el economista indio como numero uno como el pensador más importante después de la crisis.

Rajan es profesor de Finanzas de la Universidad de Chicago y nació hace 48 años en Bhopal, la ciudad que quedaría trágicamente famosa por el accidente de Union Carbide en 1984. A su CV académico estadounidense se añade que asesora al primer ministro indio Manmohar Singh , el “padre” de las reformas económicas en este “BRIC”,y preside el Comité Indio de regulación del sector financiero.

“Sin duda, había una multitud pidiendo la cabeza de los banqueros y corredores. Pero si nos centramos sólo en unas pocas manzanas podridas, no logramos el punto central que se trataba de una crisis sistémica. El problema no es sólo el sistema financiero ”
Raghuram Rajan

Entrevista realizada por Jorge Nascimento Rodrigues @ 2011

P: ¿Qué sugerencia le da a los negociadores portugueses en relación a la Troika de la Unión Europea / Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional?

R: La cuestión central es saber cómo Portugal puede mantener su crecimiento a un nivel razonable. Sin duda, esto significa estar de acuerdo con las reformas para hacer al país más competitivo. Pero si Portugal se siente al servicio de la deuda se convertirá en una misión imposible de cumplir – tenga en cuenta que no estoy diciendo que esto suceda porque creo que su país tiene serias posibilidades de salir de esta crisis sin quiebra.

P: Si cree que no puede cumplir con la carga de un rescate, ¿que debe hacer Portugal?

R: Como decía, si siente que la carga es demasiado pesada y exige sacrificar seriamente el crecimiento, entonces quizás es mejor negociar la deuda actual antes de cualquier acuerdo. Por supuesto Bruselas, el FMI y el BCE van a ser muy felices si Portugal está de acuerdo, claramente, cumplir con el servicio de la deuda a cambio del os fondos, porque así se evitaría la confusión en Europa. Es una decisión que incumbe tomar a los dirigentes portugueses, teniendo en cuenta todos los intereses en juego.

«Después del dinero fácil, llegó el día del juicio final»

P: ¿Cómo fue posible llegar a este punto de la crisis de la deuda en la zona euro?

R: El dinero fácil. El dinero fácil permite a los países a gastar más allá de sus medios. La Unión Europea ha permitido a algunos países pedir prestado a tasas bajas, ampliar la demanda interna, y posponer la necesidad de ser competitivos. Es evidente que los exportadores como Alemania se beneficiaron, mientras que los importadores como Grecia – a través de la deuda pública – y España – a través de la deuda privada – pudieran aplazar el día del juicio final. Ahora, ese día ha llegado.

P: Por ejemplo, en el caso de España e Irlanda, ¿cómo es que eso ha pasado?

R: La Unión Monetaria, así como la sensación de que la deuda pública de todos los países miembros de la zona euro había una especie de garantía implícita, facilitó el dinero fácil, como en España. Si España tuviera un control independiente sobre su política monetaria, seguramente habría restringido el crédito mucho antes.

«Las tres líneas de fractura, dos de ellas en los Estados Unidos»

P: La situación económica mundial es más amplia que el problema de la crisis de la deuda en algunos países de la zona euro. En su libro que ha sido lanzado en España, examina “líneas de fractura” en la economía mundial. ¿De que fallas sísmicas habla?

R: En el libro hago hincapié en mi preocupación en tres niveles. El primero es el propio EE.UU. Debido a la falta de una red de seguridad social, la administración de EE.UU. tiende a responder a los períodos de recesión con exceso de estímulos para evitar la destrucción de muchos puestos de trabajo. Esta no es, en efecto, primera recuperación sin la creación de empleo que estamos siendo testigos. Esta es la tercera de su tipo y seguida. Sin embargo, seguimos respondiendo con las mismas políticas que han fracasado. Esta política de estímulo crea las bases para los excesos financieros siguientes.

P: ¿Y cuál es la segunda línea de fractura?

R: La propia cuestión global. La estrategia de crecimiento basado en las exportaciones por las economías que han crecido enormemente – como China, Alemania e incluso Japón – el mundo se convirtió en demasiado dependientes de un número muy pequeño de los países consumidores como Estados Unidos, que se convirtió en el “consumidores de primera instancia” (y no como último recurso).

P: Y en tercer lugar?

R: Estoy muy preocupado por el sector financiero de EE.UU. Él es el enlace – crítico, pero muy inestable – entre una sobre-estimulada América y el resto del mundo sub-consumidor. Cuanto más tarde “concertemos” estos tres problemas, más difícil será para resolverlos.

«Una posibilidad de una gran crisis está aun por venir»

P: ¿Hay alguna probabilidad de no permanecer en el futuro previsible, por esta crisis, y asistir a una “película”, similar a lo que ocurrió entre 1890 y 1929, en tanto que pánicos como el de 1890-93 y 1907-08 no fueran sino el preludio de una gran crisis?

R: Es posible. Es, por tanto, que creo que debe fijar las líneas de fractura que he mencionado.

P: ¿Pero hay esperanza fuera del núcleo de los países desarrollados? Recientemente se anunció el BRICS – el grupo formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica ¿Qué podemos esperar de él?

R: Cada miembro de este grupo va a ganar, por supuesto, más poder a medida que estén económicamente más fuertes. Sin embargo, hago hincapié en que no veo a este grupo tener intereses muy coherentes, al menos por ahora, como lo había hecho, por ejemplo, el G-7 [7 economías más desarrolladas del mundo, formado por los Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia , Italia y Canadá]

P: ¿Podrán los BRICS cambiar el FMI, el Banco Mundial y Organización Mundial del Comercio, en la medida que son los pilares de la parte “emergente” del G-20?

R: No los veo muy pro-activos en el establecimiento de la agenda multilateral de estas instituciones. La influencia de los BRIC como grupo llevara tiempo para construir.

«Comparación de la China, más rapido, con la India, democracía vibrante»

P: Como consejero del primer ministro de la India y presidente de la reforma del sistema financiero indio, ¿cómo evalúa el proceso de reforma desde 1991 en su país de origen?

R: Más lento de lo deseable. Pero, quizás lo más rápido posible tanto como una democracia con muchos pobres permite.

P: ¿Y cómo compara las reformas en la India y China?

R: China se ha movido mucho más rápido en las reformas. Cuando China decide hacer algo, lo hace rápidamente. Sin embargo, está llegando a una etapa de desarrollo, donde el factor de la creatividad es más importante que el cemento. Mi opinión es que la creatividad florece mejor en situaciones de democracia. Creo que el mayor desafío en China es lograr gestionar la transición a la democracia en una forma “suave”.

P: ¿Cuál es el reto para la India?

R: La India tiene una sociedad democrática, vibrante y ruidosa. El principal reto es poner en práctica las reformas fundamentales que promueven el crecimiento – por ejemplo, en mi opinión, avanzar en el campo de la infraestructura y la educación.

«El redescubrimiento de Brasil»

P: Debido a su conexión también a Brasil, ¿cuál es su evaluación de la aparición de esta economía?

R: Quisiera comenzar señalando que Brasil tiene unos gestores de alto nivel, empresas de clase mundial y excelentes recursos naturales. El ex presidente Lula se ha centrado en una de las debilidades del país – el alto nivel de desigualdad y el hecho de que muchos en Brasil tienen bajo nivel de educación. La gran popularidad que ha dejado su puesto es un buen indicador de su capacidad para equilibrar los problemas de crecimiento y la distribución.

P: ¿Pero se convirtió en una gran potencia o sigue siendo difícil de alcanzar?

R: El mundo, de hecho, parece haber redescubierto Brasil. Esto se esperaba desde hace mucho tiempo – pero es también, hasta cierto punto problemático. La moneda brasileña se valoro mucho dejando las exportaciones más caras. Sin embargo, si Brasil es capaz de gestionar los problemas de sobrecalentamiento de su economía, tiene, sin duda, un futuro muy atractivo.

P: ¿Por qué escribió este libro ” Grietas del Sistema “?

R: La crisis financiera que comenzó en el 2008 fue un aviso de que había que abordar con urgencia – de ahí el libro. Sin duda, había una multitud pidiendo la cabeza de los banqueros y corredores. Pero si nos centramos sólo en unas pocas manzanas podridas, hemos fallado el punto central que se trataba de una crisis sistémica. El problema no es sólo el sistema financiero. Como ya se mencionó, los Estados Unidos tienen problemas fundamentales que van más allá del sistema financiero, como pasa con otros países en el mundo.

«Esta no es una crisis “normal” del ciclo económico»

P: ¿Ha tenido a alguien especial a la vista?

R: La gente que trató a la crisis como una simple crisis del ciclo económico tradicional, algo que puede pasar de acuerdo con los estímulos. Estas personas están cometiendo un grave error.

P: ¿Pero escribió el libro para pensar en los que no escuchan, y lo han apodado de Cassandra antes del estallido de la crisis?

R: Siempre hay gente para dar la voz de alerta en las catástrofes. La cuestión clave es a quien podemos tomar en serio y a quién no. En un boom, por supuesto, hay pocos incentivos para tomar en serio a los pesimistas. Se advirtió un par de veces y estaban equivocados – hasta que llegó.

P: ¿El fallecido economista Hyman Minsky tenía razón cuando habló en la década de 1990 que el capitalismo financiero ha entrado en los ciclos de ADN de euforia y choque?

R: Él había analizado correctamente la anatomía de las crisis. Sin embargo, se supone que los países industrializados han establecido procedimientos para el control y el equilibrio contra los excesos de los financieros.

P: ¿Cuál fue la reacción más sorprendente a su libro?

R: Yo creía que la extrema izquierda en los Estados Unidos sería más reacia al libro. Sin embargo, reaccionó creyendo que yo condenaba a las víctimas, cuando he señalado que la desigualdad en los Estados Unidos provenía de una gran cantidad de personas que no tienen las habilidades necesarias para una economía moderna. La extrema izquierda prefiere aumentar los impuestos a los ricos, en lugar de centrarse en la creación de programas que ayudan a los pobres a mejorar sus vidas de manera sostenible. Esta posición me molesta. Básicamente, se perpetúa un estado de dependencia de los pobres, lo cual es extremadamente perjudicial.

OP-ED by Jorge Nascimento Rodrigues
El Clube de las Cassandras

Raghuram Rajan ha sido durante la burbuja de la década de 1990 y 2000 considerado uno de los “Casandras” de la fatalidad. Los estadounidenses crearan incluso el apodo de “permabears” (abreviatura de permanent bears) para este tipo de economistas – es decir, los ‘osos’ (nombre para los inversores que mantienen una actitud negativa acerca de la dirección futura de los mercados y las economías) permanentes.

Rajan se convirtió en un economista políticamente incorrecto en un lugar importante porque fue a partir de 2003 hasta enero de 2007, el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), la catedral del “consenso de Washington”, lleno de técnicos llamados apolíticos y bien comportados en el campo de la macroeconomía.

Con Nouriel Roubini – el mediático profesor y consultor de Nueva York llamado por os medios el Dr.Doom (un villano en los cómics), William White, entonces jefe del departamento económico y monetario del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en Inglés) en Basilea, Suiza, Niall Ferguson, el historiador Inglés y los academicos americanos Kenneth Rogoff – que con Carmen Reinhart escribió la historia de las principales crisis financieras y las ondas cíclicas del defecto – y Robert Shiller – que habló de la “exuberancia irracional”, un éxito de ventas en 2000 – formaran un club de ‘tremendos’ advirtiendo de que una gran crisis financiera de grandes proporciones podría estar en camino en medio de tanta euforia..

Hace mucho que otros académicos – menos conocidos en los medios de comunicación – han estado buscando desde finales de 1980, la posibilidad de que explote una gran crisis como la de 1929. Este nicho de científicos se basó en las llamadas “ondas largas” – o los ciclos largos, como los llamó Schumpeter – descubierto por un economista ruso Nikolai Kondratieff, que murió asesinado en el GULAG estalinista en 1938. Publicaban complicados gráficos que los políticos y los periodistas no entendían, ni se esforzaban por entender, y desde finales de la década de 1980 que andaban, literalmente, en busca de signos del “gran día”.

La base teórica para entender lo que pasó con el sistema financiero estuvo a cargo de otro economista de Chicago relativamente desconocido para el público: Hyman Minsky, fallecido en 1996. Desde 1986, Minsky, dijo sin rodeos que el sistema financiero es inherentemente inestable, frágil y que tenia como padrón una sucesión de euforias, que terminaban en una fase de lo que podría llamarse “Plan Ponzi”. Muchos colegas llaman al punto de que la situación cambia de la euforia a la crisis como un “momento Minsky” – hemos descubierto uno a mediados de 2007.

Por otra parte, estaban “los sordos”, un ecosistema financista “que no tenía gran incentivo para escuchar,” dijo Rajan. Gente poderosa – los bancos centrales, los gobiernos y las altas finanzas entusiasmados por “galopar” en aquellos largos años de euforia, primero con la expansión de las multinacionales en el mundo después de la caída del Muro de Berlín y el colapso del sistema socialista, que fue seguido por la revolución tecnológica de la Internet y, por último, la “burbuja” inmobiliaria y la innovación financiera.

Leave a Reply

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>