Jim O’Neill, el “padre” del acrónimo BRIC: “Me gusta la definición que he oído del Partido Comunista de China como una gran cámara de comercio”

El acrónimo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) se ha consolidado, a pesar de las muchas críticas que contiene un poco de todo. Incluso ha asumido un peso político con la evolución de la Gran Recesión de los últimos años debido a la pérdida de poder global del club de los ricos, el G-7. El británico Jim O’Neill, actual presidente de Goldman Sachs Asset Management en Londres, terminó por ser conocido como “Mr. BRIC”.

Mr BRIC

El concepto que lanzó en el año 2001 arrojó luz sobre la segunda ola de globalización que estamos experimentando desde la revolución capitalista en China a finales de 1970 y de la caída del Muro de Berlín. Irónicamente, dice, no fue invitado a la boda de la fundación del nuevo club político y tuerce la nariz ante la reciente idea de vincular a Sudáfrica a los cuatro. Nativo de Manchester, fan del famoso club de la ciudad, se doctoró en Economía por la Universidad de Surrey y se unió a Goldman Sachs en 1995. A finales del año pasado publicó un libro titulado “The Growth Map” (El mapa del crecimiento), como complemento a la visión inicial de hace una década, que condujo a esta entrevista.

«En el escenario más optimista que yo pensaba hace diez años, he sugerido que el peso en el PIB mundial de los cuatro países BRIC pasaría de 8% a tal vez 14%. Pero hoy, los cuatro están cercanos al 20%.»

«Alemania exporta hoy más a todos los países BRIC que a Francia y ya a finales de este año es probable que pase a exportar más a China que a Francia.»

© Jorge Nascimento Rodrigues, Enero 2012, Janelanweb.com

[Entrevista original publicada en el semanario Expresso en portugués. Traducción de Pedro Loupa / Adventus Knowledge Partners, Madrid]

ENGLISH SUMMARY by LisWires

ENTREVISTA

P: ¿Qué le llevó a inventar el acrónimo BRIC en 2001?
R: Hay dos hechos concretos que me llevaran a pensar en el concepto. El primero tiene que ver con haber sido nombrado, entonces, jefe del Departamento de Economía de Goldman Sachs, y mi preocupación era hacer el equipo más global. La segunda fue la tragedia del 11 de setiembre. Este acontecimiento me hizo pensar que para que el mundo fuera más pacífico, la globalización había de ser más aceptada y tener en cuenta a países con filosofías sociales muy diferentes.

P: Muchos analistas se preguntan por qué, después de una década, mantener el acrónimo, si China está sumida en una burbuja, Brasil y Rusia sufren de la “enfermedad holandesa” y por la volatilidad de los precios de las mercancías, y la India es —como Jim dice en su último libro— “el misterio más grande entre los cuatro BRIC”. ¿Debido a qué persiste en la idea?
R: Creo que el concepto BRIC tiene ahora más vigencia que nunca. Claro que hay diferencias entre los cuatro y desafíos inherentes a cada caso. Sin embargo, su ascenso proviene principalmente de cuatro aspectos: la demografía favorable, las ganancias en productividad, el aumento de la renta y una creciente demanda interna.

P: ¿Y mantiene la predicción de que pueden convertirse en el mayor bloque económico del mundo?
R: Mirando al futuro, el PIB nominal combinado de los cuatro BRIC superará a los EE.UU. y Europa en los próximos años. China, que es con mucho el más poderoso en esta constelación, se espera que crezca del 7% al 8% anual, y la India puede acelerar y finalmente alcanzar los niveles de crecimiento de China si, por ejemplo, las reformas continúan, como fue el caso de la reciente decisión de fomentar la inversión extranjera directa permitiendo tomar participaciones de control en empresas de distribución.

P: En su libro dice que las dos historias reales de las últimas dos décadas son China y Brasil. El primero alcanzó el número dos del mundo y el segundo desplazó recientemente a Gran Bretaña como sexta economía mundial. ¿La realidad superó incluso sus predicciones?
R: Sí. He subestimado el poder de los BRIC. En el escenario más optimista que yo pensaba hace diez años, sugerí que el peso en el PIB mundial de los cuatro países BRIC pasaría del 8% a tal vez 14%. Pero hoy, los cuatro están cercanos al 20%. El PIB combinado de los cuatro aumentó de 3 billones de dólares (2,4 billones de euros) a más de 13 billones de dólares (10,2 billones de euros) en una década. Esto representa un tercio del aumento del PIB mundial en diez años.

P: Una de las tesis que apoya el concepto de los BRIC es que la demografía es lo esencial. Sin embargo, en la primera ola de la globalización desde 1450, el crecimiento y el poder mundial fue liderado sucesivamente por los pequeños o medianos países europeos en términos de población, o incluso por una antigua colonia cada vez más poblada por inmigrantes. ¿La primera ola fue una “anomalía”? ¿La norma es que los países con grandes poblaciones serán los líderes?
R: Esta es una pregunta interesante. Lo que sugiero es que hay dos fuerzas fundamentales para que una economía se haga más grande: el número de personas en su masa laboral y su productividad.

P: Los BRIC se han convertido recientemente en un club político y no lo invitaran a la boda, probablemente debido a que la invitación se perdió en el correo o en el correo electrónico. ¿El Sr. BRIC esperaba esta mutación?
R: ¡Todavía estoy muy ofendido por no haber recibido la invitación! Ahora en serio, me quedé muy sorprendido con la creación de un club político. A pesar de que son muy importantes, los BRIC no tienen mucho en común, excepto que cuentan con unas poblaciones enormes.

P: Sus predicciones para el año 2050 tiene dos consecuencias dramáticas para los entusiastas del euro: Alemania, Francia e Italia quedarán incluso por detrás del Reino Unido y Rusia superará a los cuatro en el grupo de las 10 economías más grandes del mundo. ¿La Unión Europea está condenada a la irrelevancia geoeconómica?
R: Quiero subrayar que el auge de las economías emergentes no tiene que ocurrir a expensas de Europa e incluso del resto del Occidente. De hecho, incluso creo que Europa puede compartir los sueños de los mercados en crecimiento. Tomemos el caso de las empresas alemanas: han tenido mucho éxito aprovechando el potencial de los BRIC y los mercados en crecimiento. En cuanto al Reino Unido, para todo tipo de negocios internacionales, Londres se encuentra bien posicionado en la relación con los BRIC. En lugar de ver los BRIC como una amenaza, los gobiernos y las empresas deben pensar en las enormes oportunidades que ofrecen.

P: Un estudio que señala, se refiere al hecho de que la dinámica de crecimiento de las exportaciones alemanas desde 2009 ha tenido dos objetivos: China y Rusia. ¿Esto significa que el eje franco-alemán y la atracción de la zona del euro se desvanecen en Berlín?
R: En realidad, es otro desafío para la zona monetaria única. Alemania exporta hoy más a todos los países BRIC que a Francia y ya a finales de este año es probable que pase a exportar más a China que a Francia. Esto no era perceptible hace una década cuando la Unión Monetaria Europea se creó. El nuevo contexto socava, sin duda, una de las principales razones económicas para la unión monetaria. Fue creada debido a los patrones de comercio dentro de Europa, pero estos están cambiando.

P: La relación con China siempre ha causado un problema político por el hecho de que no es una democracia. Probablemente sorprenderá a los lectores el hecho que menciona en su libro, que la evolución de China a una democracia es menos importante que su evolución hacia una “versión más abierta” de la actual. John Naisbitt se refirió recientemente al desarrollo de una “democracia vertical” en China y a la tendencia a largo plazo hacia los negocios y el capitalismo mercantil, algo que viene de la dinastía Sung de los siglos X a XIII. ¿Así es como ve a China?
R: Me gusta una descripción que he oído a algunas personas, que describen el Partido Comunista Chino como una enorme cámara de comercio más que como un partido político. El pueblo chino estará satisfecho con el sistema de partido único mientras esto permita que la riqueza crezca.

P: ¿China está a punto de hacer la transición a una sociedad de consumo?
R: Creo que es el mayor reto y el gran objetivo de las políticas chinas en los próximos años. A la mitad de esta década, sospecho que el consumo llegará al 40% del PIB, frente al 35% en la actualidad. Esto obviamente es importante para el éxito de China.

P: ¿Y eso suavizará los desequilibrios mundiales actuales?
R: ¡Creo que esto ya está sucediendo! El superávit comercial de China en el año 2011 no fue mucho más que un 2% del PIB. Hay que recordar, que en el 2008, fue más del 10%. Yo no estaría sorprendido si China pasa a tener déficit comercial en algún momento de los próximos cinco años.

P: Ha sugerido un G4 transitorio —los EE.UU., la Eurozona, Japón y China— para reemplazar el obsoleto G-7 y el ineficaz G-20. Es probable que Alemania, Francia e Italia se comprometan a hablar con una sola voz, ¿pero el Reino Unido, su país, aceptará ser expulsado del juego?
R: El Reino Unido está, de hecho, en una posición difícil, porque no sabe si debe acercarse a Europa o salir y buscar una alianza más fuerte con los EE.UU. Es un gran dilema estratégico para el Reino Unido. En un futuro gobierno de centro-izquierda, no es imposible en absoluto que el país se acerque más a Europa pero no en el clima actual. Europa se ve como un fracaso económico en el Reino Unido, a pesar de nuestros propios dilemas.

P: ¿Cómo puede un país “periférico” como Portugal seguir su máxima de “mirar hacia el este y el sur”?
R: Sus retos son muy duros. ¡Probablemente deben “clonar” a Mourinho y Ronaldo y cobrar a los BRIC una tasa especial para que puedan decir que se han encontrado con los dos! Fuera de bromas, creo que Portugal tendrá que hacer ajustes importantes a fin de aprovechar mejor los patrones cambiantes del comercio internacional. No obstante, los lazos históricos con Brasil y partes de África deben ayudar a que esta tarea no sea imposible.

LOS CINCO “MUNDOS” de JIM O’NEILL

THE GROWTH MAP (en inglés)

En “The Growth Map”, el economista británico sistematiza cinco tipos de mercados:

Los países desarrollados que hoy dominan el 62% del PIB mundial, que cubre la Unión Europea (28), EE.UU., Japón, Canadá, Australia, Suiza y Noruega. Incluyen Singapur, Hong Kong y Taiwán, tres de los “tigres” del Pacífico.

Los cuatro países BRIC, que actualmente representan el 19%, pero que en los próximos cuarenta años podrían alcanzar el 50% de la economía mundial. Estos cuatro países siguen siendo fundamentales para la economía mundial y ya no deberían ser considerados “emergentes”. En 2050, los cuatro ocuparán la segunda posición (China), tercera (India), quinta (Brasil) y sexta (Rusia) en la galería de las 10 economías más grandes del mundo. En la actualidad, China ya es la segunda, la sexta es Brasil, Rusia es la novena y la India está en décimo lugar. El mayor “salto” previsto será el de la India.

Las cuatro nuevas “economías de crecimiento”: México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía, que tienen alrededor del 0,6% del PIB mundial y que Jim O’Neill en el pasado ya designaba como los “Próximos 11″. Se espera que juntos superen la barrera del 1%.

El resto de los “Próximos 11″ (Next-11, en la nomenclatura de Jim O’Neill), un conjunto de siete economías que pueden ser designadas como “economías emergentes”. Un grupo formado por Nigeria, Vietnam, Filipinas, Egipto, Pakistán, Bangladesh e Irán, que actualmente suponen el 0,5% del PIB mundial. Aunque tengan buenas perspectivas, aún son pequeñas economías dependientes en gran medida del ciclo económico y de las políticas del G-7, pero también de los ocho países que forman los BRIC y las “economías en crecimiento”. Curiosamente, no están incluidos en este grupo países como Sudáfrica, Malasia, Chile y Angola.

El resto del mundo

Leave a Reply

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>